Preciosa canción grabada en 1990 por la cantante Japonesa Matsuda Seiko que desde que se consagró como  ídolo juvenil en 1980 ha conseguido colocar  #24 canciones en el nº 1 en Japón. Durante años ocupó las portadas de las revistas y acaparó la atención de los medios interesados por las vicisitudes que rodeaban su vida privada y su especial tendencia al escándalo y a la polémica.

Una canción muy cool para acompañar un día en medio de la nada…

 vía Yogizuna – Web

Anuncios