Estudiante de música clásica en su juventud, Kokia ya tocaba el piano y el violín mientras peinaba sus muñecas. Tras grabar para la influyente Victor Entertainment en la actualidad trabaja con la compañía francesa Wasabi Records.

Contenida en su primer disco esta hermosa canción, interpretada en directo en París , tuvo gran repercusión en Hong Kong y Taiwan en la versión de Sammi Cheng .

Una delicia.

vía kotankulukamui – Web

 

Anuncios