Sencilla y refrescante canción interpretada por la cantante de Tajikistan Firuza Alifova .

El cuadro de baile, de puro naíf, no tiene precio.

Vía

Anuncios